12 Febrero 2016

JOSÉ IGNACIO GARCÍA

3º GASTRONOMIA-UCAM

Hace unas semanas los alumnos del Proyecto del Plan Transversal de Turismo realizamos la visita a uno de los municipios de la Región con la que está vinculada nuestro objetivo, que no es otro que potenciar la imagen de Archena como destino turístico, y en especial el Balneario de Archena.

Nuestro equipo está formado por cinco futuros chefs como somos, Germán Quintanilla, Sergio Pérez y Mariano (alumnos de 2º del Grado), Álvaro Fernández (1º de Gastronomía), nuestro tutor Julio Velandrino y un servidor,  José Ignacio García, de tercer curso. Todos asistimos junto a nuestro tutor Julio Velandrino a esta localidad que destaca por sus aguas termales en su Balneario.

Comenzamos la visita en el Ayuntamiento de Archena donde nos recibió Miguel Palazón, encargado del área de desarrollo local del municipio, y más tarde lo hizo la alcaldesa Dña. Patricia Fernández. En este recibimiento hablamos e intercambiamos ideas sobre las diferentes formas de dar a conocer Archena a través de la gastronomía, y de hacer de este pueblo un destino turístico-gastronómico, llegando a la conclusión de realizar una tapa que representara a Archena, en conjunto a todos los bares y restaurantes del pueblo.

Tras nuestra conversación, nos presentó el proyecto de reforma de la antigua plaza de abastos de Archena, la cual visitamos, y donde se creará un aula de gastronomía en su interior, para practicar la cocina de mercado con productos locales, además de realizar talleres de formación, catas, entre otras actividades. Un proyecto muy interesante para los que nos dedicamos a la cocina.

Acto seguido visitamos la Carnicería Fulgencio, un artesano de la carne en toda regla, que nos abrió las puerta de su casa de par en par, y nos explicó con degustación incluida de sus productos, que estaba intentando recuperar el chato murciano. Para ello, trabaja con una granja cercana donde se controla tanto la alimentación, como las vacunaciones y demás de esta raza de cerdo. Nosotros nos aprovechamos y probamos todo tipo de embutido, no solo de chato murciano, sino también pollos rellenos, quesos, y un largo etcétera de productos. Fulgencio es un hombre increíble que nos dijo que contásemos con él para lo que hiciera falta y que su casa era nuestra casa.

Nuestra siguiente parada fue el Balneario de Archena, donde nos recibió Alfonso Vilaseca, director comercial del mismo, y que al ser la hora de comer nos invito a conocer el restaurante del Hotel León de 4*. El restaurante tenía una carta variada, pero no demasiado, y decidimos decantarnos por pedir un aperitivo y después cada uno un plato principal, variando según los gustos, desde ternera a la jardinera, potaje de acelgas o lenguado a la plancha, para concluir con el postre tarta de la casa.

Tras la comida conocimos al jefe de cocina, el cual muy amablemente nos enseñó todas las cocinas del complejo y atendió todas nuestras preguntas, que fueron muchas. Las cocinas del balneario nos sorprendieron gratamente, ya que estaban bien diseñadas, según las normas de higiene y seguridad en el trabajo, todo muy limpio, bien señalizado y bien documentado. Nos encantó en este aspecto.

Más tarde hicimos un recorrido exprés por los alrededores del balneario y sus instalaciones como las termas de agua medicinal, la piscina de agua termal, las cabinas de masajes con lodos y saunas, entre otras. En general, un largo y agotador día del cual sacamos varias conclusiones y líneas de trabajo a desarrollar.

Lo primero que pensamos fue en hacer una jornada o cena gastrobotánica junto con Julio Velandrino, para presentar la tapa representativa de Archena, por lo que nos volveremos a reunir para hablar con todas las personas que representan a Archena y que nos acogieron tan bien, para presentarles nuestra propuesta. Por nuestra parte, solo decir que estamos muy motivados e ilusionados con este proyecto, porque desde mi humilde punto de vista, pienso que es el que más cosas abarca y más temas se pueden estudiar y realizar.