La investigación y la formación serán los pilares de este proyecto  iniciado junto al Grupo Nueva Cocina Mediterránea

18 Abril 2018

La cocina diferida, que se refiere a los platos cocinados y conservados para ser consumidos posteriormente, es una tendencia creciente en la industria alimentaria y en la restauración. Por ello, la Universidad Católica de Murcia (UCAM) y el Grupo Nueva Cocina Mediterránea han puesto en marcha una cátedra bajo el nombre ‘Ciencia e Innovación en la Cocina Diferida’. Los trabajos de esta cátedra se centrarán en potenciar la vida útil de sus productos sin afectar a las exigencias de calidad de los consumidores.

Luis Miguel García, director general del Grupo Nueva Cocina Mediterránea, apuntaba la importancia de poner en marcha trabajos de investigación que se centran en la realidad de la industria alimentaria: “Esta cátedra responde a una tendencia en el mundo de la alimentación y la restauración con la elaboración de productos de quinta gama (platos elaborados, de mucha calidad, sin conservantes ni aditivos). Estamos consiguiendo elaboraciones sin ningún tipo de conservantes y una duración importante, dando mucha flexibilidad a la hostelería”.

Además, señalaba otro punto clave del acuerdo alcanzado con la UCAM, que es el de potenciar la formación de los alumnos en este sector a través de “el desarrollo de nuevos platos a través del Grado en Gastronomía y la incorporación de estudiantes de este grado que pueden aportar mucho a esta industria”.

José María Cayuela, vicedecano de los tres títulos del área de la alimentación de la UCAM (Gastronomía, Nutrición Humana y Dietética y Ciencia y Tecnología de los Alimentos), resaltaba la importancia del convenio firmado por el gran trabajo que viene desarrollando el Grupo Nueva Concina Mediterránea: “Nos da la posibilidad de estar en el día a día de las empresas del sector alimentario. En este caso hablamos de una empresa que es puntera en el la restauración diferida. Es un área de la alimentación que está en auge, que tiene mucha tecnología detrás en el desarrollo de nuevos productos, en el incremento de su vida útil y en la calidad de los mismos”. Además, Cayuela ha destacado un aspecto crucial para que la UCAM y Nueva Cocina Mediterránea hayan unido sus caminos: “Esta empresa tiene un matiz importante que es su sensibilización con causas sociales para ayudar a personas con problemas de salud. Van a desarrollar productos para consumidores con algún tipo de patología a las que se pueda ayudar desde el punto de vista nutricional. La Cátedra será el soporte para todas estas actividades de formación e investigación”.