Durante dos noches ha tenido lugar este menú a cuatro manos elaborado por el televisivo Julio Velandrino, ex participante Top Chef,y profesor del Grado en Gastronomía de la UCAM, y el gran David Muñoz, del Restaurante Alborada de Murcia

26 Febrero 2016

Durante las noches del 24 y 25 de febrero, dos grandes cocineros de la Región de Murcia han unido sus cocinas para elaborar un menú a 4 manos que se ha podido degustar en el Restaurante Alborada. Los cocineros David Muñoz y Julio Velandrino han ofrecido un menú cargado de sensaciones y contrastes elaborado con productos 100 por 100 de temporada y de la Región, haciendo un guiño en sus creaciones al gran Santi Santamaría

El menú, que costaba 45 euros por persona, consistía en la degustación de 6 platos fuertes y 2 postres, creado cada uno por un chef. El menú contaba con: 'Mi marinera' de Julio Velandrino, una reinterpretación del clásico murciano, pero con toda la esencia y el sabor a ensaladilla. 'Coliflor, clorofila y anguila ahumada', un plato con muchos contrastes que dejaban con ganas de más. 'Leguminosas, jamón y huevo de corral', de David Muñoz, que contaba con una crema suave y mucho sabor, con un espectacular huevo poché. 'Rapitos fondo de mar y ali-olí de cebollino y soja', una mezcla perfecta y ligera. 'Lentejas caviar con foie', la visión de David de un guiso tradicional con productos poco habituales. Se acababan los platos fuertes con el 'Arroz bomba de Calasparra, remolacha, cachete de bacalao, bimi y trufa', una creación de Velandrino a la tradición arrocera murciana. 

Por su parte, los postres consistieron en un 'Sorbete de mora con mascarpone, jengibre y lima', donde David consiguió encajar perfectamente los sabores, y una 'Leche de cabra, violetas e hinojo' creado por Velandrino. Una leche frita, pero de cabra que dejaba con ganas de seguir comiendo a los comensales asistentes a la cena. El menú estuvo maridado con vinos de la bodega Crápula, y acompañado por pan elaborado por Masa Madre.

Una experiencia donde los comensales intentaban desfrizar de quien era cada plato que probaban y donde todos se quedaron con ganas de repetir esta degustación.